SECTORES ESTRATÉGICOS

Hay dos áreas de actividad en las que el Despacho acumula una larga experiencia: la regulación y gestión de infraestructuras (todo tipo de obras públicas y todo tipo de contratos para su construcción y mantenimiento) y la regulación de sectores estratégicos (petróleo y sus derivados, gas, electricidad, transportes y comunicaciones, suelo y vivienda, agua).

 

Durante los últimos años varios miembros del Despacho han venido trabajando en dichos sectores, sobre los que, también, hemos realizado abundantes publicaciones. En ambos campos, nuestro Despacho puede:

Generar fórmulas innovadoras de financiación y gestión de infraestructuras
 

Renegociación de concesiones, utilización de nuevos tipos de contratos, peajes y cánones por el uso de financiación y gestión de autovías, oleoductos o gasoductos, ordenamiento y disponibilidad de espacios en puertos o aeropuertos y, en general, gestión y explotación de todo tipo de infraestructuras.

Clarificar los nuevos conceptos que hoy rigen las infraestructuras
 

El binomio "servicio público - dominio público" ya no sirve. Hoy, muchas infraestructuras son privadas, pero de interés público, afectan a la función específica a la que sirven. Hay que rediseñar el régimen jurídico propio de espacios, instalaciones y equipamientos públicos, que pueden hoy ser construidos y explotados en régimen jurídico-privado.

Ayudar a operar a empresas sometidas a la regulación energética

 

En materia de electricidad, gas y petróleo nuestro despacho posee una sólida y acreditada experiencia. Tanto en la construcción de instalaciones energéticas como en el transporte y distribución de energía, y tanto en fusiones y adquisiciones de empresas como en la puesta en marcha de nuevos proyectos; comprender y gestionar adecuadamente la intensa regulación aplicable puede suponer el éxito o el fracaso de la operación. Esta comprensión del sector y de su regulación es lo que ponemos a disposición de nuestros clientes.

Anticiparse a los cambios regulatorios en los sectores de telecomunicaciones y audiovisual
 

Nuestro seguimiento de las tendencias regulatorias en ambos sectores ha sido continuo desde hace muchos años. Hemos analizado proyectos de normas, en ocasiones ayudando a configurarlos; hemos intervenido en conflictos de la máxima entidad, con aplicación a fondo del derecho administrativo sectorial y de la competencia; y hemos, en fin, observado una y otra vez los efectos de la convergencia entre las telecomunicaciones y lo audiovisual y los conflictos normativos que provoca. La televisión digital; los contenidos audiovisuales, la interconexión de redes o las tarifas de telecomunicaciones no nos son ajenas, como tampoco lo es el nuevo papel atribuible al Estado en estos sectores. Todo ello nos sitúa en una perspectiva óptima para entender y solucionar las necesidades de nuestros clientes.

Disminuir la inseguridad jurídica

En los sectores mencionados y otros también sometidos a intensa regulación (agua, transportes, urbanismo, ...) los continuos cambios normativos y los nuevos proyectos tecnológicos generan una cierta inseguridad jurídica que dificulta, llegando a impedirlas, muchas iniciativas empresariales. El conocimiento de las fuerzas que mueven la regulación y de las técnicas que contiene, permite disminuir dicha inseguridad y, por lo mismo, ofrece un importante valor añadido a las actividades empresariales en sectores regulados.

© 2017 Ariño y Villar Abogados | Política de privacidad