Otra vez el precio del tabaco

 

La CNMC ha iniciado una investigación de posibles prácticas contrarias a la competencia en el mercado de fabricación, distribución y comercialización de cigarrillos, en especial en materia de precios o condiciones comerciales. La investigación podrá dar lugar a un expediente cuyas sanciones alcanzan hasta el 10% del volumen de negocios de las empresas en el ejercicio anterior, por lo que se recuerda a las partícipes en los eventuales acuerdos anticompetitivos que pueden acogerse al “programa de clemencia” (“leniency programme”) con exención o reducción de las multas si aportan elementos de prueba.

 

Aun siendo importante la actuación de la CNMC, no debe olvidarse que la fijación anticompetitiva, directa o indirecta, de precios del tabaco no es sólo fruto de acuerdos entre empresas, sino de la actuación del poder público.

 

La venta de tabaco elaborado se rige por una norma esencial: la libertad de precios. Los fabricantes, sus representantes o importadores fijan libremente los precios máximos de venta al por menor para cada Estado en que las labores vayan a despacharse a consumo. La facultad de los Estados para controlar el nivel de precios o establecer baremos fue interpretada de modo restrictivo por el Tribunal de Justicia que impidió a los Estados imponer precios mínimos de venta a los productos del tabaco [SSTJCE de 07.05.1991. Comisión/Bélgica (C-287/89), 28.04.1993. Comisión/Italia (C-306/91), 19.09.2000. Comisión/Grecia (C-216/98), o 27.02.2002. Comisión/Francia (C-302/00)].

 

Otro recurso para intervenir en los precios fue invocar la protección de la salud, pues se decía que la competencia había aumentado la oferta de cigarrillos baratos, indeseable para la política sanitaria. Las SSTJUE de 04.03.2010. Comisión/Francia (C-197/08); Comisión/Austria (C-198/08) y Comisión/Irlanda (C-221/08), cercenaron esa posibilidad. También lo ha sido la aprobación de impuestos distintos para iguales productos. La STJCE de 27.02.2002. Comisión /Francia (C-302/00), declaró la ilegalidad de un impuesto mínimo más elevado para los cigarrillos de tabaco rubio que para los de tabaco negro. A pesar de ello, Italia implantó un impuesto mínimo diferente a los cigarrillos en función de su precio, que la STJUE de 09.10.2014 (C-428/13) declaró contrario a las normas de la UE que garantizan la neutralidad impositiva para lograr la apertura de los mercados nacionales, la libre circulación de los productos y la competencia real entre las mismas labores.

 

En España, la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, el Real Decreto ley 7/2013, de 28 de junio, y el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, han establecido un importe mínimo del impuesto a cigarros y cigarritos, cigarrillos y picadura para liar, distinto según su precio de venta al público y mayor para los de menor precio. El Estado lesiona así la competencia al discriminar negativamente a unos productos frente a otros de la misma clase e impedir con ello a fabricantes e importadores aprovechar las ventajas competitivas derivadas de costes inferiores que permitirían ofrecer precios de venta más atractivos, lo que en última instancia lleva a suprimir las diferencias de precio entre productos rivales y a la convergencia hacia el producto más caro. Esta regulación ha dado lugar a un procedimiento de infracción contra España.

 

Todavía hay más. La autoridad que vigila la neutralidad del mercado del tabaco impone a los expendedores la exhibición y distribución de los productos exhibidos en proporción a las respectivas cuotas de mercado de los operadores, reservando sólo un 5% del espacio para las labores de menor demanda, nuevos productos con cuotas inferiores al 1% o nuevos operadores en el mercado. Con ello, se amparan y consolidan situaciones de dominio y se desconoce la función específica del monopolio que la STJUE de 26.04.2012. ANETT (C-456/10) limitó a la venta minorista y en exclusiva de tabaco elaborado, sin que la exhibición de los productos afecte a esa función o a las modalidades de venta del monopolio: en expendeduría, a distancia o mediante máquina automática.

 

Para ampliar estas cuestiones puede consultarse mi artículo: “El Impuesto especial sobre las labores del tabaco” (octubre, 2016).

 

CONTÁCTENOS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Veinte años de liberalización del servicio eléctrico. Balance de situación.

May 25, 2017

1/4
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos

© 2017 Ariño y Villar Abogados | Política de privacidad