El Real Decreto-Ley 10/2017, de 9 de junio de Medidas urgentes contra la sequía

14/06/2017

Un vez más, por los campos yermos de esta España nuestra se extiende otra vez,  el fenómeno recurrente de la sequía que es algo que acontece de forma cíclica (sequías de 1991-1995, 1998-1999, 2004-05 y sequía actual). Para paliar su efectos el pasado 10 de junio se ha publicado en el BOE el Real Decreto-Ley 10/2017, de 9 de junio donde se establecen medidas de apoyo a los titulares de las explotaciones agrarias situadas en los ámbitos territoriales afectados por la sequía, es decir, las demarcaciones hidrográficas del Duero, del Segura y del Júcar, en el presente año. La cuenca del Segura se encuentra en situación de emergencia y las del Duero y el Júcar, de alerta.

 

El Real Decreto-Ley tiene como objetivo «dar apoyo financiero» a los titulares de explotaciones agrarias que hayan tenido una dotación inferior o igual al 50 por ciento de la normal, o hayan sufrido pérdidas de producción bruta de al menos un 20 por ciento de la producción normal en zonas desfavorecidas y del 30 por ciento en las demás zonas. Entre las medidas urgentes monetarias que se recogen se encuentran: exenciones del abono de la tarifa de utilización del agua y canon de regulación, tarifa de conducción del agua del trasvase Tajo-Segura e infraestructura post-trasvase, moratoria a las cotizaciones a la Seguridad Social, etc.   

 

Como medidas no financieras el RD-Ley incluye una flexibilización de los contratos de cesión derechos al permitir que el volumen de agua cedido no sea exclusivamente equivalente al utilizado (actual art. 69 TRLey de Aguas), sino todo el concedido. En los últimos años se han puesto en marcha experiencias muy positivas para paliar los daños de la sequía mediante la autorización, por una norma con rango legal, del intercambio de derechos de agua entre usuarios de diferentes cuencas, de manera que las cuencas excedentarias pueden aportar recursos adicionales a las zonas deficitarias, con la consiguiente compensación económica a los cedentes. O la puesta en marcha de los Centros de Intercambios de derechos coloquialmente llamados “Bancos del Agua”.

 

Ante los fenómenos de sequía recurrentes, no basta con adoptar “medidas de urgencia” y créditos extraordinarios sino que hay que adoptar medidas para que como se prevén en los Planes de actuación en situación de alerta y eventual sequía de las demarcaciones hidrográficas se realizan acciones para prever y mitigar los efectos adversos de las mismas antes de que dichos fenómenos ocurran. Hay que prever  actuaciones sobre la oferta: incremento del uso de las aguas subterráneas en acuíferos recargables, aumento de la reutilización de aguas residuales depuradas y recurrir a la desalación de agua mariana o salobre. Una publicación del prestigioso Corps of Engineers de los EE.UU. analizó las lecciones aprendidas durante la sequía de California de 1987 a 1992 (c.f. Brumbaugh et al., 1994). En dicho trabajo, al exponer "Las lecciones de las sequías anteriores confirmadas en la sequía de 1987-1992" se reconoce que "Groundwater use continues to be the most efective single response against drought".

 

Todo ello, sin dejar de lado la necesidad de constituir -como EE.UU (State Drought Information Center en el Estado de California)- centros que investiguen formas de afrontar la sequía y que coordinen las actuaciones de las distintas Administraciones Públicas: Municipal, Autonómica y Estatal de cara a implantar todo tipo de medidas para paliar la escasez de agua en aquellas zonas y épocas en que su falta se acusa más.

 

CONTÁCTENOS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Veinte años de liberalización del servicio eléctrico. Balance de situación.

May 25, 2017

1/4
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos

© 2017 Ariño y Villar Abogados | Política de privacidad