LA ACREDITACIÓN DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA PRODUCIDA A PARTIR DE FUENTES RENOVABLES: GARANTÍAS DE ORIGEN Y ETIQUETADO DE ELECTRICIDAD

 

Jorge Galán y Alfonso Montañés*, abogados de Ariño y Villar, analizan en este artículo dos figuras relativas a la acreditación de la energía eléctrica generada a partir de fuentes renovables: las Garantías de Origen y el Etiquetado de Electricidad. 

 

1.- INTRODUCCIÓN

 

Los requisitos de solvencia técnica exigidos por algunas Administraciones y entidades del Sector Público, dentro de procedimientos de licitación tendentes a la contratación de suministro eléctrico, han derivado en una novedosa controversia jurídica[1] y provocado que ciertas empresas del sector hayan apostado por constituir sociedades filiales dedicadas a la comercialización de energía de origen 100% renovable.

Para abordar la cuestión de la acreditación de energía eléctrica producida a partir de fuentes renovables, resulta preciso un análisis previo de dos figuras estrechamente relacionadas pero con funciones diferentes: las Garantías de Origen y el Etiquetado de Electricidad. Análisis que constituye el objeto del presente artículo.

 

2.- GARANTÍAS DE ORIGEN (GDO)

 

El empleo de electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia es un objetivo prioritario para la Unión Europea. Para contribuir al cumplimiento de estos objetivos, la antigua Directiva 2001/77/CE, de 27 de septiembre, relativa a la promoción de la electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables en el mercado interior de la electricidad, implantó el Sistema de Garantía de Origen de la electricidad (en adelante, GdO) para que los Estados miembros certificaran la procedencia de la electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables con arreglo a criterios objetivos, trasparentes y no discriminatorios.

 

A nivel nacional, la regulación de las GdO fue recogida en la Orden ITC/1522/2007, de 24 de mayo, por la que se establece la regulación de la garantía del origen de la electricidad procedente de fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia que fue posteriormente modificada por la Orden ITC/2914/2011, de 27 de octubre, por la que se establece la regulación de la garantía del origen de la electricidad procedente de fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia para su adaptación a lo dispuesto en la Directiva 2009/28/CE, de 23 de abril de 2009 relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables.

 

Conforme con ello, las GdO consisten en una acreditación, mediante el sistema de anotaciones en cuenta, que asegura que un número determinado de MWh de energía eléctrica producidos en una central, en un periodo temporal determinado, han sido generados a partir de fuentes de energía renovables o de cogeneración de alta eficiencia. Su función es fomentar la contribución a la producción de electricidad renovable e informar a los consumidores finales que una cuota o cantidad determinada de energía se ha obtenido a partir de fuentes renovables, permitiéndole conocer tanto el origen de la energía que consume como el impacto ambiental asociado.

 

Es el titular de la instalación de generación de energía eléctrica, directamente, o a través de un representante, quien de forma voluntaria puede solicitar esta acreditación a la CNMC, organismo responsable tanto de la expedición como de su gestión. La GdO se emitirá tras considerar la producción neta mensual efectivamente generada por fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia, pudiendo obtener las instalaciones de generación un número de garantías igual a la energía generada. En síntesis, una GdO es equivalente a 1 MWh de energía verde generada en una instalación de producción.

Una vez expedida por la CNMC, la GdO especificará toda la información relativa al tipo de energía, capacidad de la instalación, periodo de funcionamiento o sistema de apoyo. Solo podrá utilizarse dentro de un plazo de doce meses desde la producción de la unidad de energía correspondiente, sin que pueda obtenerse por adelantado en relación con la energía que vaya a ser producida.

 

Para su correcta gestión, se sigue un sistema de anotaciones en cuenta a través del cual se asigna para cada instalación de generación una cuenta en el sistema que facilita la disposición de toda la información relativa a las GdO ya expedidas para dicha instalación a lo largo de un periodo de tiempo concreto. Del mismo modo, los movimientos producidos por operaciones se asientan en las anotaciones abiertas correspondientes. Son así habituales la celebración de contratos de compraventa de GdO, en los que empresas comercializadoras (a excepción de las comercializadoras de referencia) adquieren estas garantías previo pago de un precio unitario por cada GdO, generándose un mercado de este tipo de garantías en el que interactúan diferentes sujetos del sector eléctrico.

 

Así las cosas, con independencia de que son los productores de energía eléctrica quienes pueden solicitar a la CNMC estas garantías, el tenedor de la GdO puede transferirla posteriormente a empresas comercializadoras, previa solicitud a la CNMC, para que estas puedan justificar el carácter verde de la electricidad que venden a los consumidores. A su vez, la comercializadora puede transmitir la GdO al consumidor final, produciéndose la cancelación en la cuenta que corresponda por su redención. En síntesis, el esquema de las principales operaciones que se siguen con las GdO sería el siguiente:

 

 

 

La CNMC presenta anualmente un informe sobre los resultados del sistema de GdO relativo a la energía producida durante el año anterior, al punto que, en el año 2017 las garantías expedidas mediante el sistema de GdO representaron el 30,4% de la producción nacional de electricidad total y el 70,7% respecto de la producción nacional procedente de fuentes de energía renovables y de cogeneración.

 

En conclusión, las GdO constituyen un mecanismo de incentivo de la generación eléctrica renovable mediante la acreditación de que un determinado número de MWh ha sido producido a partir de fuentes renovables o cogeneración eficiente.

Ahora bien, como se apuntó al inicio, es importante distinguir entre las GdO y el Etiquetado de Electricidad, puesto que, aunque son figuras estrechamente relacionadas, cumplen funciones diferentes.

 

3.- ETIQUETADO DE ELECTRICIDAD

 

El Etiquetado de Electricidad se regula en la Circular 1/2008, de 7 de febrero, de Información al consumidor sobre el origen de la electricidad consumida y su impacto sobre el medio ambiente. Esta norma desarrolla el artículo 110 bis del RD 1955/2000, precepto relativo a la información al consumidor relativa al origen de la electricidad consumida y su impacto sobre el medio ambiente. La finalidad del Etiquetado de Electricidad es la de suministrar información a los clientes finales, de forma fidedigna y homogénea, acerca de la energía eléctrica que consumen. Más en particular, mediante el sistema de Etiquetado, se informa a los clientes finales sobre (i) el desglose de las fuentes de energía que se han utilizado para generar la electricidad y (ii) el impacto ambiental que dicha producción ha originado. Para ello, en la citada Circular 1/2008 se establecen formatos de etiquetado a incluir en las facturas y documentación promocional de las empresas obligadas, que son todas aquellas distribuidoras y comercializadoras que vendan electricidad a clientes finales. De esta forma, se consigue un formato de etiquetado estandarizado que permite a los clientes finales una fácil comparativa entre las distintas compañías comercializadoras o distribuidoras de energía eléctrica.

 

Las empresas distribuidoras y comercializadoras obligadas deberán incorporar información relativa a la mezcla de producción y comercialización de energía y al impacto ambiental asociado. Para la determinación de la mezcla de comercialización, la CNMC habrá de tener en cuenta las GdO correspondientes al año anterior. Por lo tanto, las GdO adquiridas por las empresas ayudan a determinar la composición de la energía comercializada por una determinada compañía. Ahora bien, es de destacar que, mientras que las GdO vienen referidas a la energía verde o de cogeneración eficiente generada en una concreta instalación de producción (durante un periodo de tiempo determinado) que ha sido adquirida por la comercializadora, el etiquetado de electricidad informa sobre el total de su energía comercializada por una determinada empresa. Es decir, que el Etiquetado de Electricidad proporciona una información global sobre la energía comercializada frente al carácter específico de las GdO.

 

De acuerdo con lo dispuesto en la mencionada Circular 1/2008, las comercializadoras son clasificadas, en función del impacto ambiental de la energía que han comercializado, en distintas categorías de la “A” (mínimo impacto ambiental) a la “G” (máximo impacto ambiental). Sólo en el caso de la categoría “A” se acredita que el 100% de la energía comercializada por cada empresa es de origen renovable.

 

Los resultados correspondientes al año 2017 se encuentran disponibles en la página web de la CNMC[2]. Los mismos expresan la mezcla correspondiente a la energía eléctrica vendida por cada empresa comercializadora, emisiones de CO2, residuos nucleares de alta actividad (AA) asociados y la clasificación e la “A” a la “G” correspondiente al Impacto Ambiental Medio según el siguiente modelo ejemplificativo:

 

 

 

Ahora bien, sin perjuicio de lo expresado anteriormente, resulta muy importante destacar que el Etiquetado de Electricidad no garantiza que la energía eléctrica realmente comercializada por una concreta compañía se corresponda con los porcentajes indicados por la CNMC en sus informes anuales. Ello por la sencilla razón de que el sistema de Etiquetado de Electricidad posee una naturaleza teórica, ya que la energía finalmente suministrada es producto de la mezcla de la energía inyectada en las redes eléctricas desde los distintos puntos de generación, sin que resulte posible, desde una perspectiva material, la separación de la energía suministrada en función de su origen. Esta cuestión ha sido una de las cuestiones más controvertidas en los procedimientos de licitación aludidos en la introducción del presente artículo.  

 

4.- CONCLUSIONES

 

Tanto el sistema de GdO como el Etiquetado de Electricidad cumplen una función informativa, de cara a los consumidores finales, respecto del origen de la energía eléctrica. No obstante, mientras que el primero de ellos tiene por objeto acreditar que un número determinado de MWh de energía eléctrica han sido generados a partir de fuentes de energía renovables o de cogeneración de alta eficiencia, el segundo aporta información sobre la mezcla (total) de la energía eléctrica comercializada por una compañía. La clasificación en el sistema de Etiquetado de las comercializadoras desde la categoría “A” a la “G” permite conocer el impacto ambiental asociado a la energía eléctrica comercializada, si bien tal clasificación no acredita, materialmente, el origen de la energía suministrada.

 

 

 

*  Del Área de Infraestructuras y Energía.

 

[1] Véase, en este sentido, el Acuerdo n.º 110/2018 del Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid (TACPCM), de 18 de abril de 2018, en los recursos 83, 87 y 93/2018. En esta Resolución, el TACPCM desestimó los recursos especiales en materia de contratación interpuestos por tres importantes empresas comercializadoras de energía eléctrica frente a los Pliegos del Acuerdo Marco para el suministro de energía eléctrica del Ayuntamiento de Madrid. Las empresas recurrentes consideraban contrario a Derecho el requisito de solvencia técnica exigido por el Ayuntamiento consistente en la certificación emitida por la CNMC, acreditativa de que la energía comercializada es de origen 100% renovable, al entender que dicho requisito resultaba desproporcionado y ajeno al objeto del contrato. Disponible en: http://www.madrid.org/es/tacp/sites/default/files/resolucion-110-2018.pdf 

 

[2] https://gdo.cnmc.es/CNE/resumenGdo.do?informe=garantias_etiquetado_electricidad  

 

 

El artículo en formato PDF se encuentra disponible en este enlace.

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Veinte años de liberalización del servicio eléctrico. Balance de situación.

May 25, 2017

1/4
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos

© 2017 Ariño y Villar Abogados | Política de privacidad